El conflicto cultural en las migraciones

conflictos migratorios

Veamos, en primer término, qué se entiende por “Conflicto Cultural” para, luego analizar por qué, cómo, dónde y cuándo este “concepto/fenómeno” está presente en situaciones concretas de la historia reciente.

El Concepto de los traslados poblacionales y su relación con los conflictos culturales

conflicto culturalLos movimientos poblacionales entre naciones, sean voluntarios o forzados, tienen, como uno de sus más importantes efectos, la diversidad étnica, cultural, religiosa, idiomática, las diferencias en lo que respecta a las costumbres y muchísimo más, que generan un conflicto cultural que puede variar según sean las condiciones específicas.

Ahora, en el “país de destino” (por decirlo de alguna manera que sea entendible para todos) que, dicho sea de paso, es donde se presentan los conflictos, surgen sociedades diversas (como lo es, por ejemplo, la estadounidense: muy variada) que se ven, a sí mismas, como culturalmente diversas y tienden a reaccionar, institucionalmente, ante la diversidad misma.

Los problemas son muchos, variados e inevitables, cuando existe la diversidad a la que estamos aludiendo. Las diferencias culturales determinen el que sean ineludibles los conflictos culturales.

Así, por ejemplo, muchas veces no se sabe qué hacer con los matrimonios entre personas de diferentes religiones o cómo comportarse ante las dificultades impuestas por las barreras idiomáticas lo que, justo es decirlo, le da origen a ciertos casi que “dialectos”, como es el caso del famoso “spanglish” que no deja de generar dificultades comunicacionales.

Otro factor a tener en consideración, es el de la poligamia que, como es sabido por todos, es permitida (es más: impulsada) en muchas culturas del Oriente y, de paso, prohibida en la inmensa mayoría de los países de Occidente, entre ellos, los Estados Unidos, España, el resto de Europa y América Latina.

El conflicto cultural desde la perspectiva legal

Ahora, desde el punto de vista legal y, más específicamente, desde la perspectiva del Derecho de Familia, el asunto conflicto inmigracionno es menos complejo. Resulta que, por ejemplo, en algunos países islámicos, que son estados teocráticos, las interpretaciones religiosas se convierten en normas civiles de obligatorio cumplimiento.

Entonces, cuando estas normas civiles de algunos estados islámicos, chocan con los DERECHOS FUNDAMENTALES de las mujeres que provienen de esos países hacia Estados Unidos, Europa y Latinoamérica, por ejemplo, surge un conflicto que es imprescindible resolver por las vías legales.

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, digamos que siempre será necesario tratar, cada caso, de manera individual, como individuales y específicas son las legislaciones y las costumbres de los diferentes países orientales, africanos y latinoamericanos y demás.

En nuestro particular concepto, la esencia de los DERECHOS FUNDAMENTALES se impone sobre aquel principio tradicional e, incluso, ancestral, según el cual “todas las culturas son, igualmente, respetables”.

Algunos podrán considerar que nuestro concepto (del que acabamos de hablar) admite algunos matices y eso es muy respetable, conceptualmente hablando, aunque las conductas grotescas, execrables y, a todas luces, repudiables, a la luz del pensamiento racional, deben ser erradicadas y sancionadas severamente, por más que sean aceptadas y hasta impulsadas por las culturas de origen de los inmigrantes.

El conflicto cultural se está apreciando, en la actualidad, con ocasión de las migraciones que provienen de los países del Oriente Cercano (el conflicto de Siria, por ejemplo) hacia Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *